Sigamos la Ley de Dios y no la que deforma el hombre

José, desposado con María, se enfrenta a la dificultad de obedecer la ley y rechazar a la Virgen o de acoger a su esposa y dejar a un lado la ley. En la oración descubre cómo actuar. Recibe a María y la lleva a su casa. ¿Cumplió la ley? Sí, la que Dios dio a su pueblo, no la que el pueblo deformó con motivos pasajeros, de control, sin ver que perdía la riqueza del camino hacia Dios. José sigue siendo justo, sigue viviendo la fe, sigue cumpliendo la voluntad del Padre.

Valor y Respeto al Migrante, pide nuestro obispo

Como Iglesia que camina en México, seguiremos apoyando cercana y solidariamente a tantos hermanos nuestros que provienen de Centro y Sudamérica, y que van en tránsito a través de nuestro país hacia los Estados Unidos. Expresamos nuestro dolor y rechazo a la construcción de este muro, e invitamos respetuosamente a hacer una reflexión más profunda acerca de los modos como puede procurarse la seguridad, el desarrollo, la activación del empleo y otras medidas, necesarias y justas, sin provocar más daños de los que ya sufren los más pobres y vulnerables.

Cada uno en nuestra vocación demos Navidad al mundo

Aprendamos a expresar la alegría desde la paz. Aprendamos a construir la paz desde el amor de Dios. Aprendamos a amar en Dios acogiendo a Jesús Niño. Que esta fiesta renueve a toda la Iglesia. A los esposos en el amor; a los padres los lleve a los hijos; a los hermanos los reconcilie; a los amigos los fortalezca. Cada uno en nuestra vocación demos Navidad al mundo.

Dios, hecho niño, nos nos visita para darnos vida

La simplicidad, la transparencia, la espontaneidad, la sencillez, y más, son las cualidades propias de un niño. No cobran dinero, esperan amor; si vivimos los adultos el amor gratuito crecemos libres en una felicidad más plena. …[Un niño] en cierto sentido es la encrucijada de la humanidad, acoger una nueva vida o rechazarla por motivos de egoísmo enmascarados de salud, dignidad, libertad de hacer y no para ser. Sólo Jesús nos ofrece, como valor, hacernos como niños.

El verdadero sentido de la Eucarístia

Muchas veces por ignorancia, algunas personas ven en la Eucaristía un acto social, espacio para las relaciones importantes, aún, algunos, como oportunidad para lucir la última moda en vestidos y joyas. Urge que quienes participamos de la Eucaristía, conociendo ya su sentido, le demos su importancia, con sencillez lo hagamos ver a los demás, sobre todo a los alejados. Encontraremos entre ellos, como Jesús en el oficial romano, disponibilidad a la fe.

Las bienaventuranzas…

Después de mirar a Jesús en comunión con su Padre, nos invita a entrar de lleno a la nueva dimensión de la vida que nos ofrece. ¡La entrada es libre! No sólo el que quiera hacerlo, sino el que libremente haga lo que el Señor pide para poder entrar. Esa es la libertad. La pobreza, …