Homilía del miércoles 13 de febrero de 2019, V ORDINARIO

Una de las preocupaciones del hombre es no mancharse del mal; desde tiempo de Jesús se introducen en la vida del creyente cosas que no tienen nada que ver con la realidad: “Nada que entre de fuera puede manchar al hombre”. Y en este negativa de Jesús entran los famosos ‘trabajos’, brujerías, trato con objetos supuestamente portadores del mal. Ya no digamos los alimentos; no hay alimento que por sólo comerlo afecte nuestra vida interior.

Homilía del martes 12 de febrero de 2019, V ORDINARIO

Si el universo es tan bello, si la naturaleza nos da para vivir. ¿Qué hemos hecho para que ya no sean así las cosas? ¿De dónde nos vino el deseo de destruir toda la creación que Dios hizo distinta al caos? El encuentro de Jesús con los fariseos nos dice qué ha sucedido. “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí… enseñan doctrinas que no son sino preceptos humanos. Ustedes dejan a un lado el mandamiento de Dios, para aferrarse a las tradiciones de los hombres”.

Homilía del martes 15 enero 2019, I ORDINARIO

Evangelizar significa anunciar el Reino y trabajar para ya comenzarlo a vivir en cada lugar, en cada comunidad, en cada persona. Cada bautizado está inicialmente capacitado para evangelizar pues ha recibido el Espíritu que Jesús nos da al resucitar. Por eso tenemos la responsabilidad de vivir el camino de los primeros enviados, ser discípulos de Jesús, convivir con Él, dejarnos liberar del mal para actuar el bien con plena libertad.

Homilía del lunes 14 enero 2019, I ORDINARIO

Nuestra conversión es trabajo personal que consiste en dejar que Cristo actúe en nosotros, para que nos purifique de nuestros pecados. No pensemos sólo en los pecados de la humanidad, sino en el pecado personal. Este pecado personal no es algo que hacemos mal, solamente. Se trata de decidir nuestra orientación siguiendo a Cristo como sentido de nuestra vida.

Homilía del domingo 13 de enero de 2019, EL BAUTISMO DEL SEÑOR

Podemos vivir nuestro Bautismo junto con el Hijo de Dios pues “Él se entregó por nosotros para redimirnos de todo pecado y purificarnos, a fin de convertirnos en pueblo suyo, fervorosamente entregado a practicar el bien”. Es Dios mismo quien nos transforma por el Espíritu recibido en el Bautismo, nos engendra en la vida de los hijos de Dios en la Iglesia.

Homilía del Viernes 11 Enero de 2019, TIEMPO DE NAVIDAD

Jesús recibe a un leproso y dialoga con él. Vemos que el enfermo reconoce a Jesús como Señor, y la confianza con que le dice: “Señor, si quieres, puedes curarme”. Jesús, con misericordia responde: “Quiero. Queda limpio”. Ese diálogo sencillo invita a abrirnos a Jesús, teniendo en cuenta que Él no destruye la ley, la completa, por eso añade: “Ve, preséntate al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que Moisés prescribió. Eso les servirá de testimonio”.

Homilía del miércoles 9 enero de 2019, TIEMPO DE NAVIDAD

Jesús no espera una reacción fanatizada de los que lo siguen, que son testigos de su acción. No quiere tener la imagen de curandero o mago. Jesús no espera de nosotros una esclavitud, o sustituir el temor a las cosas y a las personas por el temor a Él. Al contrario, lo que hace es expresión de su amor eterno y que ahora manifiesta. Por eso el verdadero culto a Dios, la verdadera aceptación de Jesús y la verdadera fidelidad a Él está en la medida del amor que vivamos al prójimo. En la vida concreta esto inicia respetando a la persona como imagen de Dios.

Homilía del martes 8 enero de 2019, TIEMPO DE NAVIDAD

Vivir conforme a la fe en Jesucristo nos lleva a vivir su Palabra que es mandato de amor aún a los enemigos, sin medir diferencias de ninguna especie. Vivir por el Hijo Unigénito del Padre es acogerlo, comerlo, en la Eucaristía. No se trata de un mero rito externo, sino de una adhesión permanente al Señor que nos salva, para caminar en con Él siempre. El amor lleva a la verdad y ésta a la libertad, que construye la paz. Este es el secreto que Dios nos da para siempre.

Homilía del lunes 7 enero de 2019, TIEMPO DE NAVIDAD

¿Cómo podrá ahora ser posible que Dios nos haga santos? A esta pregunta responde el Apóstol: “Puesto que cumplimos los mandamientos de Dios y hacemos lo que le agrada, ciertamente obtendremos de él todo lo que le pidamos”. Y nos ayuda a discernir el camino de la santidad. Todo es cuestión de coherencia que hemos de descubrir y vivir. El mandato de Dios es que creamos en Jesús; creer en Él significa acoger y vivir su Palabra como María.

Homilía del domingo 6 enero de 2019, LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

Los sabios de oriente nos enseñan a entrar en diálogo con la cultura. Investigar sin miedo la verdad. Abrirnos a la iluminación de las Escrituras, de la Doctrina de la Iglesia. No temer entrar en diálogo con los poderosos del mundo. Usar de la prudencia y sabiduría para mantener la fe, difundirla, para que llegue a los más posibles y Cristo sea luz de las naciones.