Lecturas del 25 de Octubre del 2018 (Jueves de la Semana 29)

Si en una ciudad se prendiese un fuego en distintos lugares, aunque fuese modesto y pequeño, pero que resistiese todos los embates, en poco tiempo la ciudad quedaría incendiada. Si en una ciudad, en los puntos más dispares, se encendiese el fuego que Jesús ha traído a la tierra, y ese fuego resistiese al hielo del mundo por la buena voluntad de los habitantes, en poco tiempo la ciudad estaría incendiada de amor de Dios. Eso es lo que lograron los primeros discípulos de Jesús, que siendo pocos, en pocos años encendieron el mundo. Eso mismo ocurriría hoy si en nosotros se encendiera el mismo fuego y tuviéramos su mismo coraje.

Lecturas del 6 de Mayo del 2018 (Domingo de la Sexta Semana de Pascua)

Jesús no sólo nos presenta el modelo de amor que debemos tener sino también la medida: COMO YO LOS HE AMADO. Jesús nos amó hasta dar su vida. Los cristianos debemos amarnos hasta dar nuestra propia vida. Es la única manera de mostrar que somos discípulos y amigos de Jesús. Para el cristiano hay un único mandamiento que resume todos y los actualiza, es el amar a Dios. Y ese amor a Dios se pone de manifiesto a través del amor al prójimo. No hay otra manera de llegar a Dios ni de ser discípulos de Jesús. No existe manera de corresponder al amor de Dios si ese amor excluye el amor a los hombres. Es una ilusión creer que se ama a Dios, sin que ese amor este acompañado por un amor a los hombres.

Lecturas del 30 de Abril del 2018 (Lunes de la Quinta Semana de Pascua)

En algunas traducciones del Evangelio se llama al Espíritu Santo, Paráclito: Interprete. Este es un nombre muy adecuado para este Espíritu que nos permite “entender” las enseñanzas de Jesús. Este Espíritu que nos deletrea el mensaje y nos lo va haciendo asimilar. El centro siempre es Jesús, el Espíritu Santo, encamina la comunidad hacia Jesús. Por eso el Espíritu Santo nos es comunicado, no sólo para sentirnos bien, para sentirnos llenos de Él, sino para encaminarnos a Jesús y ponernos en camino con él para salvar el mundo.

Lecturas del 21 de Mayo del 2017 (Domingo de la Sexta Semana de Pascua)

El Espíritu Santo es nuestro Consolador mientras caminamos en este mundo en medio de dificultades y bajo la tentación de la tristeza. Por grandes que sean nuestras limitaciones, siempre podemos mirar con confianza al cielo, y sentirnos llenos de alegría. Dios no ama y nos libra de nuestros pecados. La presencia y acción del Espíritu Santo en la Iglesia son la prenda y la anticipación de la felicidad eterna, de esa alegría y de esa paz que Dios nos depara.

Lecturas del 12 de octubre del 2016 (Miércoles de la Semana 28)

Muchas veces, quienes pensamos estar más cerca de Dios, criticamos que nuestro pueblo se contenta con una serie de ritos externos, con una religiosidad superficial, hoy deberíamos preguntarnos, a qué se debe ese comportamiento. ¿No será que la gente huye de una religión llena de preceptos y leyes y obligaciones bajo pecado, y busca en la superstición y en la magia un consuelo y una liberación de sus cadenas?

Lecturas del 28 de Mayo del 2016 (Sábado de la Octava Semana)

Otra vez -te conozco- me has llamado. Y no es la hora, no; pero me avisas. De nuevo traen tus celestiales brisas claros mensajes al acantilado del corazón, que, sordo a tu cuidado, fortalezas de tierra eleva, en prisas de la sangre se mueve, en indecisas torres, arenas, se recrea, alzado. Y tú llamas y llamas, y me hieres, y te pregunto aún, Señor, qué quieres, qué alto vienes a dar a mi jornada. Perdóname, si no te tengo dentro, si no sé amar nuestro mortal encuentro, si no estoy preparado a tu llegada. Amén

¿Eres huérfano del Padre?

También en nuestro tiempo se constatan diferentes signos de nuestra condición de huérfanos: Esa soledad interior que percibimos incluso en medio de la muchedumbre, y que a veces puede llegar a ser tristeza existencial; esa supuesta independencia de Dios, que se ve acompañada por una cierta nostalgia de su cercanía; ese difuso analfabetismo espiritual por el que nos sentimos incapaces de rezar; esa dificultad para experimentar verdadera y realmente la vida eterna, como plenitud de comunión que germina aquí y que florece después de la muerte; esa dificultad para reconocer al otro como hermano, en cuanto hijo del mismo Padre; y así otros signos semejantes.

Lecturas del Domingo 15 de Mayo del 2016 (Solemnidad de Pentecostés)

Hoy desciende el Espíritu de fuego al corazón creyente de la Iglesia, el Señor que la quema y atraviesa enciende con su llama al universo. Ebrios del Santo Espíritu, los Doce rebosan de carismas y alabanzas; Dios baja el Sinaí, y en llamarada y en ímpetu de amor retumba el monte. Razas y pueblos quedan convocados; Dios se muestra en Sión, la bella altura, y en voz concorde aquí a los hombres junta, desde Babel dispersos en pecado. Se lanzan por el mundo los testigos; y sin ceñir espadas lo conquistan, y sin oro a los pobres dan la vida; el Espíritu guía y Cristo invicto. El Viento es brisa y fuerza de huracanes, y el agua viva mueve los océanos; alzan los brazos y oran bendiciendo y el gozo transfigura sus semblantes. Espíritu de amor y de verdad, Espíritu confín de las promesas, oh Santo, a ti la gloria siempre sea, y a nosotros de ti la santidad. Amen