home Homilías Homilía del miércoles 14 de marzo de 2018, 4ª SEMANA DE CUARESMA

Homilía del miércoles 14 de marzo de 2018, 4ª SEMANA DE CUARESMA

Is 49, 8-15; Sal 144; Jn 5,17- 30

El pueblo elegido es creyente. Sabe que Dios está con él. Sin embargo, ha perdido el camino. No sabe cómo ni por qué, ni bajo qué circunstancias Dios es cercano. El pueblo se ha alejado, ya no entiende a Dios.
Ordinariamente, cuando conocemos al hijo podemos conocer al Padre y viceversa. No sucede ya eso con Jesús, cuando nos hemos alejado de uno y otro, la relación se va al vacío. Un vacío que llenamos de nosotros mismos.
La fe se convierte en un espejo. Yo soy lo que creo. Yo soy la verdad. Yo soy Dios. El Señor, a través de los profetas nos ha venido preparando, nosotros no le hemos hecho mucho caso.
Cuando Isaías quiere consolar, de parte de Dios, a su pueblo, éste no entiende y se va, sumido en su tristeza, hacia la desesperación. ¡Cuántas veces decimos “El Señor me ha abandonado, el Señor me tiene en el olvido”!
Nos confundimos pensando en que Dios se aleja, cuando somos nosotros, sumidos en nuestra autosuficiencia y egocentrismo, quienes dejamos a Dios de lado. El profeta señala dos posibilidades de alejamiento. Estar encarcelados en la mentira de nuestra autosuficiencia. Estar en la tiniebla de nuestro egoísmo. La sociedad actual cultiva estas dos tendencias. Que somos capaces de todo, autosuficientes. Que el mundo es sólo para mí.
Querer resolver todo sólo por la tecnología, la ciencia humana, la fuerza y el poder desarrollado por la humanidad. Querer poner el valor más alto en aquello que me satisface, que me gusta, que me da placer. Quedan atadas nuestra inteligencia y afectividad a un yo inexistente, creado por la mentira del Maligno: ustedes serán como Dios. ¿Cómo vamos a reconocer al Padre? ¿Cómo vamos a acoger al Hijo?
Sea nuestra cuaresma cambio de mente y de corazón. Volvamos al Señor.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 14 de Marzo del 2018 (Miércoles de la Cuarta Semana de Cuaresma)

Resucitar no significa solamente volver a vivir, sino también levantarse para empezar una vida nueva y transformada. Resucitarán los muertos,...

Close