home Noticias Homilía del viernes 12 octubre de 2018, XXVII ORDINARIO

Homilía del viernes 12 octubre de 2018, XXVII ORDINARIO

Por los moribundos.
Gál 3, 7-14; Sal 110; Lc 11, 15-26.

A todos nos cuesta trabajo ser constantes en aspectos necesarios de la vida y, aun cuando sean sencillos, difícilmente los mantenemos. Es un reto vivir los valores, desarrollar nuestras capacidades, crecer integralmente.
A Jesús le achacan ser aliado de Belzebú. Él responde en dos direcciones y deja ver el peligro más grande de la vida, la división. Aún para el Maligno la división es el peligro mayor, pues hasta a él puede destruir.
El otro aspecto es que no basta con ser liberados del Maligno, nosotros necesitamos estar vigilantes para que no regrese, para no caer en su mentira, no podemos confiarnos nunca de nuestros logros.
Debemos aceptar que no somos nosotros, sino Él, quien vence al Mal: “si yo arrojo a los demonios con el dedo de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el Reino de Dios”. Jesús viene para participarnos de la vida divina.
La acción de Jesús no puede ser realizada si no está, de parte nuestra, la fe, que es la puerta, la disponibilidad necesaria que toca a nosotros poner ante la acción de Cristo. Es la exigencia de Jesús que Pablo, y toda la Iglesia, presentamos.
El conflicto de los fariseos, escribas, sacerdotes con Jesús está en torno a este tema. La ley es la que salva. Una ley deformada por el hombre.
El argumento de Pablo es claro: “Entiendan que los hijos de Abraham son aquellos que viven según la fe… la ley no justifica a nadie ante Dios, porque el justo vivirá por la fe”.
La fe viene de la Palabra anunciada, acogida, que nos permite el encuentro con Jesucristo, y Él es el único que puede salvarnos. Vivir la fe es el camino de la verdadera justicia en cuanto cumplimiento de la voluntad del Padre. Él nos conceda perseverancia.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 12 de Octubre del 2018 (Viernes de la Semana 27)

Tal vez en nuestras vida de cristianos mediocres, hay un demonio mudo, que nos impide jugarnos por Cristo, confesarlo delante...

Close