Lecturas del 17 de Agosto del 2019 (Sábado de la Semana 19)

Debemos vivir en esa misma confianza que los hijos tienen para con sus padres, con respecto a nuestro Padre Dios. Debemos tener la actitud de servir desinteresadamente y con humildad a nuestros hermanos que necesitan nuestro auxilio. Todo viene del Padre, todo lo concede el Padre, todo es fruto del amor del Padre. Por eso es que nos ponemos en las manos suyas, plenamente seguros de que Él vela por nosotros con mayor interés y cuidado que nosotros mismos.

Lecturas del 16 de Agosto del 2019 (Viernes de la Semana 19)

Vamos a pedirle hoy al Señor, que conceda a los jóvenes que van a unirse en matrimonio, la convicción que ese matrimonio que van a constituir, es para toda la vida, que piensen en el paso que van a dar, que no tomen decisiones a la ligera. Que pidan siempre la ayuda del Señor para no equivocarse, y que sean conscientes que van a tener que luchar para conservar ese amor. Y vamos a pedirle hoy también por los esposos cristianos para que sepan ver a Dios en medio de ellos. Que aprovechen la gracia del sacramento y pidan al Señor que los ayude a resolver los conflictos que la convivencia trae y a mantener puro su amor.

Lecturas del 15 de Agosto del 2019 (Jueves de la Semana 19)

Dios, que quiso dotar a María de este inmenso privilegio y concederle la inmaculada concepción, durante su vida en la tierra no quiso ahorrarle ni la experiencia del dolor, ni el cansancio en el trabajo, ni la necesidad de la fe. Cuando alguien le dijo a Jesús: bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te alimentaron, el Señor responde: bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica. Era un elogio a María por haber creído en la anunciación del ángel y haberse confiado a la voluntad de Dios.

Lecturas del 14 de Agosto del 2019 (Miércoles de la Semana 19)

Si la división de los cristianos, es el escándalo de nuestros tiempos, es aún mayor motivo de escándalo, la división interior y las rencillas domésticas, entre los católicos. Esas rencillas que nos llevan a no conocernos y entonces juzgarnos y condenarnos. Desde afuera, les resulta difícil reconocer a Cristo entre nosotros. Muchas veces, fracasamos en nuestros intentos de apostolado, precisamente por la falta de unión de quienes debemos llevarlo adelante. Cuando los cristianos nos ponemos de acuerdo, no sólo en lo que pretendemos conseguir, sino, ante todo, en estar unidos en el amor al Padre, entonces Jesús promete su presencia misteriosa, dinámica y santificadora entre nosotros. Y si está Cristo, está todo lo bueno que se puede esperar, todos los éxitos, vendrán sin demora.

Lecturas del 13 de Agosto del 2019 (Martes de la Semana 19)

Los niños creen ciegamente a su Padre. En cualquier circunstancia dicen: Papá lo dijo. Jesús nos pide ser como niños, debemos hacer lo que Dios nos pide, confiados que el lo mejor para nosotros. El niño ama a su padre y junto con él, a sus hermanos. Cuando Jesús nos pide ser como niños, nos muestra que el amor a Dios debe estar acompañado del amor a nuestro prójimo. El niño trata con sencillez a su padre, le cuenta sus cosas con candidez y sinceridad. Nosotros también deberíamos tratar a Dios con sencillez. Debemos dialogar frecuente con Dios en la oración. El niño siempre espera que su ruego sea escuchado por su Padre. Jesús nos pide a nosotros que seamos como niños, que pidamos con confianza. Cuando reconozcamos como los niños, nuestra debilidad, nuestra pequeñez, nuestra impotencia, entonces podremos entregarnos confiados a Dios, podremos sentirnos protegidos por El, ayudados por El, y nuestra entrada en el Reino de los Cielos será posible.

Lecturas del 11 de Agosto del 2019 (Domingo de la Semana 19)

Esta es una buena oportunidad para preguntarnos cada uno de nosotros que hemos hecho con los talentos y las virtudes que recibimos. Para reflexionar si esa antorcha ha servido para iluminar a los demás, o si la enterramos entre las cenizas. El Evangelio de este Domingo es especialmente propicio para que lo apliquemos a cada uno de nosotros. Si tenemos fe. Si hemos recibido la gracia a través de los sacramentos, tenemos la obligación de transmitir a otros esos dones que gratuitamente hemos recibido. No podemos contentarnos con una vida mediocre, en que en forma mezquina y sin generosidad, cumplimos nuestras obligaciones de cristianos para con el Señor y con nuestro prójimo. Porque hemos recibido mucho, mucho se nos reclamará. Vamos a pedirle hoy a María que nos ilumine y nos ayude siempre para que pongamos nuestro tesoro en su Hijo Jesús, para que allí vaya nuestro corazón.

Lecturas del 10 de Agosto del 2019 (Sábado de la Semana 18)

Dios concedería sin duda al creyente trasladar una montaña si tal hecho fuera necesario para su gloria y para la edificación del prójimo, pero entre tanto, la palabra de Cristo se cumple todos los días en un sentido muy superior. Tanto San Jerónimo como San Agustín señalan que se cumple el hecho de “trasladar una montaña” siempre que alguien, por virtud divina llega donde las fuerzas humanas no alcanzan. De hecho, los apóstoles y muchos santos a lo largo de los siglos hicieron milagros admirables en el orden físico; pero los milagros más grandes y más importantes son aquellos que se producen en las almas de los cristianos, por la intervención del Espíritu. Pidamos hoy al Señor que aumente nuestra fe y que nuestra oración sea humilde y perseverante como la del padre del muchacho enfermo del evangelio.

Lecturas del 9 de Agosto del 2019 (Viernes de la Semana 18)

Alguna vez encontraremos la Cruz en una gran dificultad, en una enfermedad grave, o en desastre económico, o tal vez en la muerte de un familiar. Pero la mayoría de las veces la encontraremos en pequeñas dificultades de la convivencia diaria. En el trabajo o en nuestra casa. Molestias producidas por el frío o el calor, problemas domésticos, o un artefacto que se rompe justo cuando más lo necesitamos. El Señor nos pide que demos tanto a las grandes cruces, como a las pequeñas de todos los días, un sentido sobrenatural, que sepamos aceptarlas de buen ánimo. La Cruz, sea pequeña o grande, aceptada por nosotros, nos trae la paz. En cambio, si la rechazamos y nos rebelamos contra ella, nos trae tristeza, desasosiego y perdemos la paz del Señor.

Lecturas del 8 de Agosto del 2019 (Jueves de la Semana 18)

En la vida hay preguntas de las que el hecho de desconocer la respuesta no tiene la menor importancia. Nos comprometen poco o nada. Por ejemplo, la capital de un país en Asia, los habitantes de un pueblo pequeño de la provincia. Hay otras cuestiones que sí es mucho más importante conocer y vivir: la dignidad de la persona humana, el uso y el sentido que le debemos dar a los bienes materiales, lo pasajero de la vida… Pero existe una pregunta en la que no debemos errar, pues nos da la clave de todas las actividades que nos afectan. Y esta es la misma pregunta que Jesús les hizo a los apóstoles en Cesarea de Filipo: Y ustedes, ¿quién dicen que soy?

Lecturas del 7 de Agosto del 2019 (Miércoles de la Semana 18)

Cuando tengamos necesidades urgentes, debemos pedirle al Señor, como lo hizo la mujer cananea ¡Señor, ayúdame! Es una estupenda jaculatoria para todas nuestras necesidades, tanto espirituales, como materiales. Acudamos siempre a Jesús, con insistencia y con humildad, con la seguridad de que todo lo que pidamos, si el Señor considera que es bueno para nosotros, nos será concedido.

Lecturas del Martes 6 de Agosto del 2019 (Fiesta de la Transfiguración del Señor)

A Jesús tenemos que verlo detrás de cada una de las circunstancias que nos toque vivir. No esperemos manifestaciones extraordinarias de Jesús. Ese Jesús glorioso que vieron Pedro, Santiago y Juan, es el mismo Jesús que se nos hace presente en las personas que nos rodean, o cuando hacemos oración. Es el mismo Jesús que nos perdona cuando acudimos a una confesión. Es sobre todo, el mismo Jesús que se nos ofrece en la Eucaristía, donde se encuentra verdadera y realmente presente con toda su gloria. Ese Jesús glorioso del monte Tabor, es el Jesús que está junto a nosotros cada día.